Editorial. La “mini reforma”, según el periódico El Tiempo, que discute la Comisión Nacional de Concertación Laboral

mayo 28, 2020


Hay una enorme preocupación en el movimiento sindical, justificada en la experiencia que nos ha dejado el manejo corrupto que los empresarios y el gobierno le han dado a este mecanismo creado para concertar (dialogar y negociar), pero que viene siendo utilizado como un instrumento para imponer medidas luego de un diálogo de sordos, en el que empresarios y gobierno, ni oyen ni ven. Esta vez la unidad de las centrales en torno a no cohonestar con ninguna medida que atente contra los derechos adquiridos, ni permitir que los platos rotos de la crisis económica la asuman los trabajadores es prenda de garantía para la unidad y la lucha contra las pretensiones gubernamentales y empresariales de una reforma laboral regresiva.

Por Francisco Sánchez
Presidente nacional de Aceb


Como parte de la estrategia concertada entre el gobierno nacional y los representantes de los diferentes gremios, por estos días se viene reuniendo la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Laborales y Salariales, creada por el Artículo 56 de la Constitución Nacional. En ella, como era de esperarse, los gremios presentaron una reforma laboral, a nuestro modo de ver de carácter estructural, que el periódico más influyente del país pretende hacer aparecer como una simple reformita. En las deliberaciones de la comisión las centrales obreras, en representación de los trabajadores, han tenido la oportunidad de manifestar su contundente rechazo a la pretensión de utilizar la pandemia, ocasionada por el Covid-19, para comenzar a materializar la reforma laboral que los insaciables neoliberales siempre han pretendido imponer.
Estas son las propuestas de los empresarios
Implementación de jornadas laborales por turnos, con pagos proporcionales al tiempo laborado dentro de las cuales no se les apliquen recargos festivos, dominicales ni nocturnos: esto porque el turno se puede asignar en cualquier momento de las 24 horas que tiene un día.
Cotización por unidad de tiempo convenida: es decir que el empleador pueda realizar el aporte al sistema general de seguridad social de sus trabajadores, de acuerdo con el tiempo realmente trabajado y la unidad de tiempo convenida.
En caso de llegar a ser necesario y de manera concertada con el trabajador, permitir que el pago de la prima de servicios del mes de junio pueda pagarse de manera diferida, es decir, en cuotas, o un pago total dentro de un plazo mayor: ¿cuál concertación entre el empresario, dueño del capital, y el empleado que solo dispone de su fuerza de trabajo?, termina siendo una imposición como se ha probado históricamente.
Posponer hasta finales de este año el beneficio tributario, dado a través de la Unidad de Gestión de Pensiones y Parafiscales (UGPP) para empresas deudoras del sistema de protección social.
Postergar el pago de horas extras y recargos nocturnos, que ya fueron causados.
Considerar como incapacidad médica el periodo de aislamiento obligatorio establecido como medida de prevención para reducir la posibilidad de contagio del virus, para aquellas personas con enfermedades de base, que no puedan teletrabajar o que siendo mayores de 60 años tengan alguna de estas preexistencias.
Dar el tratamiento de incapacidad médica a aquellas personas que tengan aislamiento preventivo por recomendación médica, pero que no estén diagnosticadas como positivas para covid-19: manejar el confinamiento obligatorio como una incapacidad, significa obligar al trabajador a quedarse en casa recibiendo un salario del 66.66% de su sueldo básico, lo cual afecta adicionalmente la cotización para pensión.
Retiro parcial de cesantías cuando los contratos estén en etapa de suspensión: lo cual quiere decir que es el trabajador el que se va a autosostener durante la crisis y sin que se garantice el reenganche laboral. Las cesantías fueron concebidas para ser utilizadas en el caso de la liquidación definitiva del contrato laboral o para financiar vivienda y educación.
Suspensión voluntaria de los contratos de aprendizaje, en consonancia con las medidas tomadas por el Ministerio de Educación: primero les quitaron el carácter de contrato laboral durante el gobierno de Uribe, ahora los desechan como si fueran simples objetos, ya los bancos actuaron, retirando a los aprendices.
Suspensión de la jornada familiar para el año 2020, teniendo en cuenta que por el aislamiento social se ha compartido más tiempo en familia. Se trata de las 2 horas semestrales establecidas por la Ley 1857/17 para disfrutar en familia.
Suspensión de las 2 horas de actividades recreativas, culturales o educativas para las empresas que tengan más de 50 trabajadores y trabajen en una jornada laboral de 48 semanales por el año 2020. Se trata de devolver los caramelos que les habían otorgado a los trabajadores con motivo de la imposición de la Ley 50/90.
Suspender para el año 2020 la realización de la encuesta psicosocial: esto para que no se evidencie el impacto del confinamiento en condiciones precarias en la salud de la mayoría de los colombianos.
Establecer el contrato agropecuario: para la realización de tareas propias de la actividad agropecuaria y agroindustrial en cualquiera de sus ramas, tales como la agrícola, pecuaria, forestal, avícola, apícola, hortícola u otras semejantes.
Establecer el jornal rural integral: se trata de una modalidad que permita remunerar los contratos con trabajadores agropecuarios por un tiempo determinado, indeterminado o por el tiempo que dure la obra o labor. El pago del salario y derechos y obligaciones derivados se reconocerán y liquidarán diariamente.
Además, se compensarán todas las prestaciones sociales y beneficios legales como primas, cesantías, intereses a las cesantías, auxilios, subsidios y vacaciones. El Ministerio del Trabajo no tiene el número mínimo de inspectores para atender los múltiples reclamos de los trabajadores y sus sindicatos, mucho menos va a desplazar a funcionarios al sector rural para verificar denuncias por atropellos; están legalizando el paupérrimo jornal que hoy recibe el campesino, que no tiene quien lo represente.
Para sacar delante de manera expedita la declaratoria de la fuerza mayor que es el sustento para la rebaja salarial generalizada y el desmonte de prestaciones, pretenden quitarles este manejo a los jueces de la república, entregándosela a un instrumento de bolsillo de los empresarios como lo es el Ministerio del Trabajo.
¿Y qué va a pasar?
Hay una enorme preocupación en el movimiento sindical, justificada en la experiencia que nos ha dejado el manejo corrupto que los empresarios y el gobierno le han dado a este mecanismo creado para concertar (dialogar y negociar), pero que viene siendo utilizado como un instrumento para imponer medidas luego de un diálogo de sordos, en el que empresarios y gobierno, ni oyen ni ven. Esta vez la unidad de las centrales en torno a no cohonestar con ninguna medida que atente contra los derechos adquiridos, ni permitir que los platos rotos de la crisis económica la asuman los trabajadores es prenda de garantía para la unidad y la lucha contra las pretensiones gubernamentales y empresariales de una reforma laboral regresiva.
Todo lo anterior hace parte del gran paquete de reforma laboral que exigen los empresarios y que el gobierno de Iván Duque está dispuesto a otorgarles, aprovechando la crisis generada por el covid-19.
Lo grave del asunto es precisamente la desmovilización, que han ido ampliando, como lo indica la prórroga de la declaratoria de emergencia económica, que en el fondo no busca proteger la salud de los colombianos; se trata de un manejo político en beneficio de unos pocos.
Por tanto, el reto que nos espera es muy grande y el sindicalismo, como expresión de un segmento de la sociedad, debe disponerse para aportar lo que esté a su alcance en esta dura confrontación, he ahí la importancia de prepararnos constantemente.

Aceb Nacional rechaza categóricamente la pretensión de los empresarios que hoy pretende materializar el Ministro de Hacienda y que consiste en quitar la prima semestral de junio. Video con Juan Francisco Sánchez Zambrano presidente ACEB

Share this

Related Posts

Previous
Next Post »